Mis Avances

viernes, 11 de junio de 2010

De mejor humor.

Sin duda, estoy mucho mejor que ayer.
Aunque anoche me costó mucho poder dormir...
Hace poco murió mi gato.
La cama se siente demasiado vacía sin él, y cuando mi novio no se queda a dormir acá, me cuesta muchísimo conciliar el sueño, ya que antes mi gato era una compañía cuando mi novio no estaba, pero ahora es todo silencio y frío.
Y a todo eso hay que sumarle que le tengo miedo a la obsucridad.
Suena medio boludo, pero es cierto.


En fin.
Dentro de poco va a llegar mi novio y me va a preguntar: -"¿Comiste?".
- "No, no comí".
Debería haber comido, no fue a propósito que ayuné hoy, pero creí que iba a llegar a tiempo al mediodía para comer algo y no pude.
A la tarde vino un amigo a visitarme de sorpresa y nos quedamos tomando mate, así que me quedé con una sensación como de estómago lleno que me duró hasta que me subí a la caminadora.
Luego me bañé, y entre que me sequé el pelo y todas las cosas que hago adentro del baño, se me hizo muy tarde para comprar algo para comer (algo que sea SANO, particularmente, porque una caja de hamburguesas la puedo comprar en cualquier lado).
Y ahora me estoy muriendo de hambre, y estoy rozando el mal humor por ello. xD
Pero no tengo nada sano para comer, sólo fideos y galletas, y no pienso comer eso. ¬¬
No sé si lo hice a propósito o no lo de perder tiempo para no comer.
Espero que no.
Porque mañana voy a comer, quiera o no.
Mi papá hace pollo a la parrilla los sábados, y ni loca me voy a perder el pollo. xD
Así que, por hoy, como diría el Chavo"sin querer queriendo" hice ayuno y una hora de caminadora.


Peso inicial: 83 kilos.
Día 9: 80 kilos.

Meta 1: 79 kilos.
Meta 2: 75 kilos.
Meta 3: 69 kilos.
Meta 4: 65 kilos.
Meta 5: 59 kilos.
Meta 6: 55 kilos.
Meta final: 50 kilos.

jueves, 10 de junio de 2010

No me he sentido muy bien.

He notado que he vuelto a tener costumbres y tics obsesivos como los que tenía antes.
Tocarme el cuello constantemente (la zona de las clavículas) es uno de ellos.
El otro es sentir culpa al comer, pese a ser consciente de que debo hacerlo y de que si dejo de comer sólo me haré daño y conseguiré el efecto contrario.
Al dejar de ingresar calorías, tu cuerpo se acostumbra a ello, haciendo que cuando vuelvas a comer, se ponga loco y quiera aferrarse a todo lo que ingresa, por más que sea una uva.
Al ayunar completamente también desaceleras el metabolismo, lo que te hace más difícil quemar calorías como es debido, eso sin contar el daño que le hace a tu cuerpo y a tu mente el obsesionarte con no comer cuando tenés que hacerlo.
Por otro lado, si bien es cierto que tu cuerpo consume grasas para obtener energía, la principal fuente de energía del organismo es el azúcar, no la grasa.
A partir de la cuarta hora de ayuno el cuerpo entiende que la comida puede tardar en reaparecer y por lo tanto debe obtener energía de otras fuentes.
Solo con cuatro horas de ayuno el cuerpo empieza a obtener energía “comiendo” nuestros propios músculos. Al hacer dietas de hambre aumentan las hormonas de las emergencias (Cortisol y Adrenalina). Estas hormonas provocan que los músculos sean convertidos en azúcar para que el resto del cuerpo pueda seguir funcionando.
Y eso, señoras... es una mierda.

Al margen de todo eso, sigo firme con mi decisión de no dejar de comer y seguir haciendo ejercicio.
Comer bien, nada de porquerías.
Tomo jugos light, mientras mi novio toma Coca Cola.
Como ensalada cuando él come papas fritas.
Y me resigno a comer una mandarina en lugar del azúcar que tanto me anda exigiendo mi cuerpo.
E intento tomar mis tacitas de té verde, que me han estado haciendo muy bien (más con el frío que hace por acá en estos momentos).
Y sigo haciendo ejercicio.

Sin embargo, he estado muy ansiosa.
Sé que es porque tengo hambre, pero estoy fumando de más y eso tampoco me hace bien.
Usualmente, cuando me sentía ansiosa antes, me metía una aceituna en la boca y me la pasaba jugueteando con el carozo todo el día. Es un buen reemplazo de los chicles (que sólo te hinchan como un sapo por andar rumiando como una vaca todo el día), y también para el tabaco, que si bien es amigo de las dietas, es enemigo de tu corazón, tus pulmones, tus huesos, tus dientes, etc.

No he bajado demasiado en estos días, pero tampoco he recuperado peso y me siento satisfecha.
Sé que con Ana bajaba mucho más, pero prefiero mantenerme calmada y hacer las cosas como se deben.

Me tomará más tiempo, pero no me voy a volver loca por ello.
Me tomó tiempo subir de peso, me tomará tiempo bajar.

Me hizo bien contarles esto, no sé porqué.
Estoy más calmada ahora.

Ojalá sus días hayan estado más tranquilos que los míos.

Besos!


Peso inicial: 83 kilos.
Día 8: 80 1/2 kilos.

Meta 1: 79 kilos.
Meta 2: 75 kilos.
Meta 3: 69 kilos.
Meta 4: 65 kilos.
Meta 5: 59 kilos.
Meta 6: 55 kilos.
Meta final: 50 kilos.

lunes, 7 de junio de 2010

Fin de semana infernal + Carreras de kilos

Photobucket



El sábado por la noche me entero de que es el cumpleaños de uno de los amigos de mi novio.
Ninguno de los dos tenía ganas de ir.
Primero: no teníamos hambre.
Segundo: no teníamos mucho dinero que digamos.
Tercero: hacía mucho frío.
Cuarto: queríamos ver una película.
Quinto: queríamos tener sexo.
Peeeero, ese chico es muy bueno y decidimos ir por él, ya que nos cae muy bien como para poner una excusa pedorra para no ir.

En fin, primero nos fuimos a atascar de comida a un restaurant chino. Podía sentir como la grasa se filtraba directo desde esos arrolladitos primavera hacia mi trasero con el sólo el contacto de mis dedos.
Salimos de ahí, yo con cierta alegría pensando: -"Bueno, terminó la peor parte", cuando deciden ir a comer helado. No sólo que cada copa de helado costaba más de lo que yo tenía planeado gastar en toda la semana, sino que también tenía más calorías de las que yo planeaba consumir en todo el mes. xD
Dios, estaba tan enfurecida pero, ni modo: pagué por el maldito helado, e iba a comérmelo aunque eso significara tener que acampar sobre la caminadora el resto de la semana.

Siempre es la misma mierda, no va que uno diga: -"Me voy a poner a dieta", para que todos tus conocidos y parientes cumplan años, y te llenen de comida chatarra mientras te miran de reojo y te dicen: -"¡Ay, pero cuánto engordaste!".
-"Gracias, vos también estás muy linda".

Y ayer, para coronar mi fin de semana de calorías en exceso, mi hermosa suegra me mandó 3 enormes pedazos de torta de chocolate. La amo, pero odio que cocine tan bien. xD
"¡¡¡Sos una desgracia para mis planes, Betty!!!".

Afortunadamente, y pese a no haberme subido a la caminadora en todo el fin de semana, hoy Lunes las consecuencias son sólo medio kilo extra.
No lo puedo creer, esperaba que la balanza se dispare como un cohete hacia la luna, pero por suerte el daño no fue tan grave. *suspira con alegría*.


Cambiando de tema radicalmente, es el día de hoy que todavía no comprendo las famosas "Carreras de kilos".
Quizás no las comprendo ya que nunca fui partícipe de la competencia. Bastante tiene una que luchar con el día a día, como para sumarle más presión a nuestras cabezas al matarnos pensando "¡Ay, pero Fulanita bajó dos kilos más que yo! ¡Soy una gorda fracasada! ¡Me quiero cortar las venas y meterme limón en la herida!".
Seamos sinceras, las mujeres no conocen la "sana" competencia (entre comillas ya que estas carreras no tiene nada de sano, particularmente), y estar compitiendo con otras chicas no hace más que aumentar la presión que ya de por sí sentimos al ver que, tal vez, no bajamos tanto como nuestras amigas, lo que podría empujarnos en medio de la depresión a un indeseado atracón de comida.

Siempre pensé que eran carreras que corrían varias chicas para ver cuál bajaba más kilos en un tiempo determinado. Luego fui viendo cómo se arman las famosas carreras, y todavía sigo sin comprenderlas: son tablas de puntos en las que diferentes actividades generan cierto puntaje.
Ej:
Ayuno completo: 50 puntos.
Ayuno medio: 25 puntos.
Comer un chicle: - 700 puntos y un pasaje de ida al Infierno, por cerda. (algunas son muy extremistas, realmente. xD)

Lo que me lleva a pensar: -"¿A mí quién me garantiza que no venga una chica a decirme que ella hizo 540 horas de ejercicio, que tomó una cantidad de agua equivalente al Oceáno Pacífico y que no come desde hace 3 semanas; cuando en realidad está tirada desde hace un mes comiendo frituras frente a la televisión?".

No señor, ni loca participo en una de esas carreras.
1) No confío en la sinceridad de las participantes. xD
2) No todos los organismos son iguales, y no todas las personas tiene la facilidad de bajar un kilo por día. No tiene sentido competir con otra persona para ver quién baja más, si a mí me toma una semana bajar 2 kilos y mi "contrincante" baja 7 kilos en el mismo tiempo. Simplemente, me voy a sentir como una fracasada por no tener el mismo organismo que otra persona. WTF?
3) Como dije antes, la presión no es buena a la hora de realizar una dieta. Todas sabemos que la balanza puede ser el motivo de que nuestro día sea una mierda o el mejor día de nuestras vidas, no necesito sumarle más presión a mi vida pensando también en los resultados de la balanza de otras 15 personas, y sintiéndome miserable si no cumplo con los requisitos que otros me impongan. Prefiero sentirme presionada sólo por mí misma, gracias.
4) Usualmente los comportamientos requeridos para obtener el mayor puntaje son los más perjudiciales, como los ayunos completos, el exceso de ejercicio, las duchas con agua helada y otras cosas que le hacen mucho daño a tu organismo.

Honestamente, siento que no gano NADA al participar de dichas carreras.
Si ustedes se sienten bien al hacerlo, adelante.
Acá no se juzga a nadie, tan sólo estoy exponiendo mi punto de vista y SINCERAMENTE creo que no obtengo ningún beneficio de dicha actividad.
Prefiero tener mis puntajes personales, mis éxitos personales, y mis fracasos personales ya que, como dije (y probablemente, diré mil veces más en el futuro), cada persona es distinta a otra y es prácticamente imposible que dos organismos reaccionen del mismo modo ante el mismo estímulo.


En fin, hora de subirme a la caminadora, a bajar ese medio kilo de arrolladitos primavera que se me atascó en el culo. xD
A ver si logro enganchar una buena película para ver mientras hago ejercicio. :3
Consejo: el ejercicio se hace mucho más divertido si una no está con la mente fija en el reloj (o en el cuenta-calorías).
Poner algo de música también es bastante producente. Yo solía armar pequeñas listas de una hora de duración con música movida, y las usaba para cantar y ejercitarme al mismo tiempo.

Y luego una buena taza de té verde y una ensalada de zanahoria.
Consejo 2: si podés evitar ponerle aceite a la ensalada, mucho mejor. Al principio cuesta un poco tragarla ya que una está habituada al aceite, pero con el tiempo se hace más fácil y mucho más sano.
Tambien hay que tener cuidado con la sal, la cual retiene líquidos si se consume abundantemente. A veces una se siente gorda y, en realidad, está reteniendo líquidos (esto suele darse con mayor frecuencia en el verano).
Sin embargo, NO SUPRIMAN LA SAL DEL TODO. El sodio es necesario en nuestra dieta, más si realizamos actividades físicas, para evitar la pérdida excesiva de líquidos y las bajas de presión. Creo que nadie acá quiere partirse la sonrisa al estrellarse contra el suelo en un desmayo mientras se ejercita


Eso es todo por hoy, niñas!
A reír, a saltar, a jugar y a cantar, que mañana será otro día.

Besos!!!


Peso inicial: 83 kilos.
Día 5: 81 1/2 kilos.

Meta 1: 79 kilos.
Meta 2: 75 kilos.
Meta 3: 69 kilos.
Meta 4: 65 kilos.
Meta 5: 59 kilos.
Meta 6: 55 kilos.
Meta final: 50 kilos.

viernes, 4 de junio de 2010

Photobucket


No tolero a las Wannabes.

Y hablo enserio.
No comprendo cómo puede haber gente que diga cosas como "ChIkÄsS, ztÖi DeZëzPerAdä, kÏerÖ bÄjar 3 kiLöz i nu PüedO!!!1!! KiËrÖ ZeR äNa!!!111!!!uno!!!"


1). Si hablás como retardada mental no te entiendo. Parla in cristiano, porca miseria!

2). Si querés bajar 5 míseros kilos (que, por cierto, seguro que ni siquiera son kilos de más los que querés bajar) hacé DIETA, estúpida! "Querer ser" anoréxica para bajar 5 kilos es equivalente a decir "Quiero tener cáncer para bajar 5 kilos, esas chicas están re flaquitas!!!".
La Anorexia y la Bulimia son enfermedades SERIAS, que pueden llevar a la muerte, no son cosas para tomarse a la ligera. No es que te comprás un huevo Kinder y adentro te viene de regalo un desorden alimenticio.

3). "Quiero ser como Kate Moss!!! o *inserte thinspo de turno aquí*".
Primero y principal: uno nace con un cierto cuerpo, con una cierta estatura, y con una cierta tendencia en la vida. Por más que yo me muera de hambre y ayune de aquí hasta la próxima venida de venida de Cristo, no voy a poder ser como una japonesita de 30 kilos, simplemente porque tengo TETAS y porque mi contextura es diferente a la de esa chica, y porque SOY OTRA PERSONA, TAL VEZ???
Mis piernas son cortas y siempre lo van a ser. Por más que me cuelgue boca abajo una semana, mirando fotos de super modelos, creanme: seguiré midiendo un metro 50.
Sigan estándares reales, y creo que nada mejor y más real que querer recuperar el peso que a una la haga sentir cómoda y feliz, no lo que el peso de una nena de 14 años te haga creer que es correcto.

4) "Quiero ser piel y huesos". Ok, no. No, no, no. De nada me sirve ser una princesa muerta, pese a lo que Disney te quiera hacer creer con Blancanieves luciendo hermosa dentro de un cajón, si te mueres te mueres, te pudres, apestas y sirves de alimento a los gusanos.
Fin.
De nuevo, REALISMO. Date una vuelta por cualquier página en donde muestren fotos de
Auschwitz, y si realmente creés que a esa pobre gente sólo le falta un pantalón super chic y una remera ajustada para ser feliz, mantente alejada de mi blog.
Ser un esqueleto no es "lindo", "sexy", "atractivo" o "sinónimo de felicidad".
Usualmente es sinónimo de que estás por morirte, si es que no lo haz hecho ya.

5) No se olviden de la edad que tienen: a mis 14 años, con 47 kilos, yo todavía me seguía viendo "gordita". Cómo? Simple, tu cuerpo cambia cuando creces, por más que peses lo mismo a los 14 años que a los 25, tu cuerpo NO SE VERÁ IGUAL.
Así que dejen de lado a las chicas scene que se sacan fotos en pantaletas contra el espejo del baño, porque NO VAN A SER ELLAS. Ellas ya nacieron así, probablemente comen hasta hartarse y no engordan.
Lo que me lleva a mi punto 6.

6) Aceptación: "Estoy gorda". (si realmente lo estás, si venís a llorar obesidad con 52 kilos, merecés que te golpee sin piedad en el rostro).
Bien, porqué estás gorda?
a. Son tus genes? Te hiciste ver por un endocrinólogo? Sabías que, muchos de los casos de obesidad, se deben a problemas de tiroides y se controlan con medicamentos?
b. Comés mal? Pues... empezá a comer bien, joder. No es tan difícil no atascarse de comida chatarra, nadie te pone un arma en la cabeza para que te metas en el kiosco a gastar la mitad del aguinaldo en golosinas. Reemplazá los alfajores por frutas. Ah, no te gustan las frutas? No a mucha gente le gustan, pero preferís estar gorda y rellena de colesterol? Ah, ya me parecía.
c. No hacés ejercicio? Hora de moverse! Arriba, abajo! Hoy en día Youtube ofrece muchos videos realizados por profesionales con ejercicios cardiovasculares que son buenos para tu figura y para tu cuerpo. Si no tenés internet en tu casa, podés bajarlos y quemarlos en un DVD.
También hay algo mágico llamado "escaleras", las cuales podés subir y bajar varias veces, obteniendo un gran ejercicio de piernas al mismo tiempo.
d. Tienes tendencia a engordar? Qué mal. Te comprendo: tenemos que aceptar que hay que hacer ejercicio TODOS los días y CUIDARSE todos los días en las comidas para no ponernos como vacas.
Hay que ser estrictas con una misma sin necesidad de meternos latigazos en la espalda. Si un día nos invitan un helado, no es la muerte de nadie. Simplemente cuídate más en la próxima comida, y haz el mismo ejercicio que antes.
Si un día estás cansada y no querés hacer ejercicio, vale. Todos nos cansamos en la vida. Un día no es la muerte de nadie, puedes retomar al otro día y no habrá grandes daños.


Todas queremos resultados rápidos, porque hacer dieta y ejercicio no le gusta a nadie.
Yo lo detesto. xD
Por qué no admitirlo?
O es que acaso llegué a 83 kilos cuidándome en cada comida y ejercitando religiosamente?
Claro que no.
Pero tengo que hacerlo.
Primero, porque me quiero ver bien. No me gusta que me cedan el asiento en el colectivo porque creen que llevo gemelos en la panza, no me gusta que mi trasero sobresalga del excusado, y porque quiero volver a ver mis pies.
Segundo, porque quiero sentirme bien. No me gusta cansarme por caminar 5 cuadras, no me gusta que mis pequeños pies soporten casi 42 kilos cada uno, no me gusta agotarme a la hora de tener sexo con mi pareja.


En fin, volviendo a mí, mi día estuvo tranquilo.
Dije que no quería saltear comidas, pero no estoy cumpliendo con eso.
Probablemente, cuando llegue a 75 kilos me calme, pero realmente me hace sentir como la mierda ver que aún peso más de 80 kilos.
Sin embargo, no he ayunado.
He comido ensalda de zanahoria rallada, ya que quiero que mi pelo y mi piel se vean bonitos, y unos pedazos de queso mozarella porque quiero tener dientes y huesos fuertes, ya que los necesito para soportarme sobre la caminadora.
He tomado unas cuántas tazas de té verde, que es muy bueno y revitalizante, además de que es bastante diurético y es natural. No necesito ingresar más porquerías a mi organismo de lo que he hecho en el pasado. Por suerte, suelo tomar el té sin azúcar, así que no he ingresado azúcares extra a mi día.
He hecho una hora de caminata anteayer, ayer y hoy.
Hoy me costó un poco más, pero es cosa de acostumbrarse.

Y me he encontrado con dos kilos menos esta mañana.

Mañana: pollo a la parrilla. Papas fritas para mi novio, ensalada para mí.
Espero no robarle papas mientas come, tengo que tener fuerza de voluntad si quiero recuperar mi figura.
Y a la tarde, a ver si lo convenzo de salir pese al frío que hace, a caminar un poco.
Quiero ir al museo de Ciencias Naturales, si mañana no llueve, probablemente estemos allá. :)


Espero que sus días estén bien, y no se dejen deprimir.
Pongan música linda, bailen un poco y sonrían.

Besos!!!

Bastit Sama.

Día 2: 81 kilos.

Meta 1: 79 kilos.
Meta 2: 75 kilos.
Meta 3: 69 kilos.
Meta 4: 60 kilos.
Meta 5: 55 kilos.
Meta final: 50 kilos.

jueves, 3 de junio de 2010

So... That's It.

Photobucket


No, no es que no lo supiera desde antes.
De hecho, siempre he tenido que batallar con mi peso.
Una abuela obsesionada con el peso, una madre con antecedentes anoréxicos y una hermana bulímica hicieron que, tal vez, los desórdenes alimenticios estén en mis genes, junto con una baja estatura y un enorme par de senos. (debe ser de lo único de lo que no me quejo en estos momentos).

A mis 13 años comencé a incursionar en la bulimia, pero nunca tuve la gracia sutil de mi hermana para vomitar sin que se note. Por más que lo intentara, siempre se escuchaba el rugir de mis arcadas desde adentro del baño, y por más que hasta aprendí a regurgitar sin necesidad de usar los dedos (o algún elemento externo), nunca me pareció "correcto" vomitar la comida por la cual mis padres se sacrificaban en darme, habiendo tantas personas muriéndose de hambre en el mundo.
Es por eso que, a los 14 años, comencé con pequeñas carreras de kilos con mi mejor amiga.
Empezamos con ayunos de 3 o 4 días, mucho caminar, mucha agua, y mucho tabaco.
Llegué a pesar 47 kilos, estaba bastante contenta con el resultado, pero nunca parecía suficiente. Ni para mí, ni para los imbéciles que se empeñaban en llamarme "gorda" pese a que se me veían las costillas y las piernas no se me juntaban.

Continué con ayunos más largos, llegando a los 14 días incluso, hasta que mis padres se dieron cuenta de mis problemas y comenzaron a controlarme un poco más. Claro que, apenas tenía la oportunidad, mi madre se encargaba de recordarme que yo era una "vaca", una "gorda", que "iba a reventar como una cerda", y otras amenidades que aún hoy recuerdo como si hubieran sido dichas ayer.

Pasé por varias etapas a los 16 años, llegando a consumir gran cantidad de laxantes, anorexígenos, ayunos, dietas extremas, ejercicio extenuante; para luego abandonar y volver a engordar.

Y después, volver a empezar.

Durante el 2005, a mis 23 años, dejé de fumar y comencé a bajar abruptamente de peso gracias a largos ayunos, ejercicio excesivo, gimnasio todos los días, y llegué a ostentar unos casi felices 56 kilos... sin embargo, la gente seguía llamándome "gorda".
Muchas personas, escudándose tras la cobardía del anonimato, siguieron agrediéndome e insultándome, sin saber el dolor que yo sentía por dentro, pensando "Cómo es posible, que con todo el sacrificio y el dolor que estoy pasando, AÚN NADA ES SUFICIENTE???".

Nada era suficiente.
Ni para ellos.
Ni para mí.
NI para Ana.

Finalmente, en el 2006, volví a abrazar con todas mis fuerzas a Ana, esa amiga que ahora sabía como se llamaba gracias a los Fotologs y diferentes páginas por las que día a día, escondida tras el seudónimo de Tragic Queen, podía hablar con personas que pasaban por lo mismo que yo.
Personas que sufrían a diario el desprecio de una sociedad que no puede tolerar que uses un talle de pantalón mayor a 1 como si la grasa de tu trasero les robase el oxígeno mientras caminas por la calle; vendedoras crueles que, pese a estar yo a sólo 2 kilos de mi peso ideal, me miraban de arriba a abajo y me decían "Para vos? No, no tengo talle para vos"; y hombres que creían que si me gritaban "GORDA, SUPRIMÍ LOS POSTRES" frente a su grupo de amigos iban a recibir una elongación peneana de 5 centímetros gratis.

Muchas veces salí de mi casa, arreglada, peinada, maquillada y perfumada, sintiéndome feliz con mi apariencia, para que algún ANIMAL me gritase desde un auto que yo seguía siendo una gorda asquerosa.
Y ahí era cuando todo se volvía negro de repente, y no había peinado, maquillaje, perfume o ropa nueva que me convencieran de que eso no era cierto.
Muchas veces también lloré desconsoladamente dentro del baño de algún bar en el que tuve que entrar corriendo después de alguna agresión anónima, sintiendo ganas de arrancarme la carne a arañazos, a ver si eso... si ALGO los podía conformar.
A ver si así podían dejarme en paz.

A finales del 2006, después de 18 días de ayuno y 15 kilos menos, llegó a mi vida quién hoy es mi pareja.

Me desprendí de la mano de Ana, buscando la mano de mi novio, y me refugié en su amor intentando borrar así la huella de un pasado que parecía repetirse cada vez más intensamente.

Cómo es que hoy llegué a pesar 83 kilos es una historia larga.
O corta.
No lo sé, pasó en muy poco tiempo, tal vez.
26 kilos no se ganan de la noche a la mañana, no señor.
Fueron y volvieron, y cada vez que volvieron lo hicieron con más fuerza.
Y todo esto me recuerda a Ana.
No sé cuando se fue, pero tampoco sé cuándo volvió.
Sí, ella volvió.
Pero yo no quiero que vuelva.
Pero Ana no se va.
Y tal vez nunca se fue, sólo se quedó callada un rato.
Pero yo no quiero escucharla más.


Quiero bajar de peso.
Y realmente quiero hacer las cosas bien esta vez.
Quizás, si pongo la música muy fuerte, los gritos de Ana se apaguen un poco.
Quizás, si me porto bien, no me obligue a golpearme como lo hice hoy mientras intentaba abandonar la caminadora por estar "muy cansada".

Pero ella grita muy fuerte.
Y las cosas que dice me inundan la cabeza hasta hacérmela estallar.

Pese a que nunca se fue, y probablemente nunca lo haga.
Pese a que siempre estuvo ahí, en las buenas y en las malas.
Ana es la peor amiga que tuve.
Pero, así y todo, podría decirse que la extrañaba.

Hoy la acepto a mi lado, pero esta vez no dejaré que me haga sentir mal, que me lastime o que me haga llorar.
Esta vez, las decisiones las voy a tomar yo.


Esta batalla sólo acaba de comenzar.

Día 1: 83 kilos.


Bastit Sama.